Una rosa

Una amarga rosa con espinas. Así es la vida o así somos las personas. Cuando observamos la belleza interior y exterior no vemos las espinas. 

Si alguna vez te dignas a tener tus propias ideas y ser fiel a ellas, a no dejarte llevar por las modas o “lo que dice la gente”, y , sí, al mismo tiempo tienes más parte de buenos sentimientos hacia los demás, estás perdido. 

La sociedad no requiere, o pretende que todos adoptemos esta forma de pensar, de este tipo de personas. Para todos es más cómodo ser egoístas, pasivos, carentes de sentido propio, porque eso significa asumir unas pautas, maneras y pensamientos a la hora de actuar y realizar actividades del día a día. 

Significa esconder los sentimientos detrás de una careta cuando salimos de casa. Esa careta se quita y se pone a merced del autor de su propia obra, que a la vez decide adoptar o no el papel de protagonista y dejar la careta a un lado  para ponerse una máscara de carácter permanente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s