La esencia de Valencia

Redacción y fotografía: Beatriz Torró Terol (BeTT) –  30.09.2015  Valencia

Vamos a realizar una ruta por la Ciudad de la luz y del color. Bien virtual o a pie, no vamos a perder detalle en cada uno de los puntos más destacados para facilitar nuestra agradable visita a  Valencia.

Valencia es una ciudad cosmopolita, tanto urbana como cercana, tiene el encanto de una ciudad accesible pero sin llegar a tener ese ritmo tan desbordante como el propio de las grandes capitales. Conocida como la ciudad de la luz o la ciudad de Sorolla, ese gran pintor valenciano que supo, como nadie captar esa misteriosa calidez propia del Mediterráneo y que tanto caracteriza a las poblaciones valencianas.

En esta ciudad se respira aire puro, del mar. Se respira amabilidad y cortesía y,  sobre todo, ganas de recorrer sus calles entramadas del centro o del Barrio del Carmen. A continuación proponemos una ruta un  tanto conocida por muchos y no tanto por otros. Una ruta fácil ya que sólo requerimos nuestras ganas y pies para caminar y dejarnos llevar por las bondades de la capital valenciana.

  1. Comenzamos y finalizaremos nuestro itinerario por un punto muy concurrido, la Estación del Norte de Valencia.  Valencia es una ciudad muy bien comunicada por tren con distintas ciudades españolas, como pueden ser Albacete, Madrid o Barcelona.

    La ruta para descubrir la esencia de Valencia.
    La ruta para descubrir la esencia de Valencia.
  2. Salimos de la estación en dirección a la Calle Colón, seguimos hasta tomar la Calle Jorge Juan, y nos encontramos a mano izquierda con el Mercado de Colón. Un lugar singular donde se precie. Donde se puede tomar una cervecita, un café,  una buena horchata tradicional, y por qué no combinar flores y vino. (ver foto)

    Mercado de Colón de Valencia
    Mercado de Colón de Valencia
  3. Seguimos por la calle Jorge Juan hasta llegar a la Avenida del Antiguo Reino de Valencia. Continuamos andando hasta finalizar la avenida, donde encontramos un puente escoltado por dos enormes Gárgolas, una en cada extremo. Si nos asomamos por el lado izquierdo del puente, Gulliver nos espera acostado para una instantánea perfecta, en un parque para niños y no tan niños.

4.  A través de los Jardines del Turia nos dejamos adentrar en la vegetación y la calidez para llegar a uno de nuestros puntos de interés. La Ciudad de las Artes y las Ciencias. En este lugar se encuentran varios edificios, a nuestra entrada el Palacio de la Música, el Hemisférico, se asemeja a un ojo, y, seguidamente, el Museo de las Artes y las Ciencias Príncipe Felipe; un buen sitio para disfrutar de la ciencia y aprender las aplicaciones de ésta en nuestra cotidianidad. Al fondo encontramos el azul índigo, característico del Oceanográfico, pero este ya lo veremos otro día con mayor profundidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Turismo, ciencia y deporte se aúnan en un emplazamiento único. Un lugar para ir solo, en pareja, con amigos o en familia, ya que se pueden hacer todo tipo de actividades; desde dar una vuelta por coste 0€ hasta animarse a navegar las aguas turquesas en piragua o intentar caminar por encima (por sólo 5 €), dentro de unas bolas de plástico, claro.

5.   Sigamos a estos ciclistas tan majos, que nos invitan a descubrir otra parte de nuestro recorrido por los Jardines del Turia. Según salimos y avanzamos un poco, nos volvemos a topar con el puente de las Gárgolas, sí, el mismo que hemos pasado antes, pero ahora por debajo. Sólo los más avispados observadores se darán cuenta de estos detalles arquitectónicos tan fascinantes. Parecen recordarnos a las Gárgolas propias del séptimo arte.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

6.   Las Torres de Serrano, uno de los vestigios de la zona histórica de la ciudad,  nos aproximan al final de nuestro día en Valencia. Imperantes ven pasar a todos los ciudadanos y turistas que por ahí se acercan días a día.

7.   Entramos en la antigua muralla de la capital. En la plaza justo detrás de las Torres podemos refrescarnos con un zumo natural o un café. Recorriendo la calles del Barrio del Carmen, nos dirigimos a la Plaza de la Virgen, donde se encuentra la Catedral y el Micalet. Esta es la plaza en la que, durante el mes de marzo, falleros y falleras entregan en procesión las flores a su patrona. Una buena fecha para sentir el aroma de una plaza engalanada de flores.

8.  Para poner el punto final de este hermoso viaje volvemos a la Estación del Norte, con esta magnífica luz del atardecer, que nos ofrece las tonalidades que val de los rojizos de las farolas hasta el azul intenso del cielo. Una imagen de postal que merece la pena observar en la hora exacta en la que ya tenemos que regresar a nuestras rutinas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s