Invisibles muestra la cruda y gélida realidad

Beatriz Torró Terol –  07.01.2016 para Descubriendo.Me

El director de cine Oven Moverman ha puesto al conocido actor estadounidense, Richard Gere, en una tesitura un tanto novedosa. Gere asume una interpretación fabulosa encarnando la historia de George, que empieza medio dormido y aturdido, en el interior de una bañera, por los zarandeos de un hombre  que está desalojando el piso en el que se encuentra. George, se ve forzado a salir del único sitio en el que podía estar seguro, estando obligado a sobrevivir en las calles de Manhattan con tan sólo su abrigo, algunas pertenencias que ha podido llevar consigo, y su cartera. Lamentablemente, la pésima conducta cívica de un par de jóvenes, empeora la situación para el protagonista. Su vida depende de la suerte que pueda tener al encontrar el mejor sitio para poder dormir a la intemperie. Poco a poco va conociendo las historias de otros sin techo y siente en primera persona el desprecio y la marginación del resto de la sociedad. Un padre que intenta pedir ayuda a su hija, a pesar de que su orgullo se lo impida.

Un reparto formado también por: Ben Vereen, Kyra Sedwick, Jeremy Strong, Michael Kenneth Williams, Yul Vazquez, Coleman Domingo, Geraldine Hughes y Steve Buscemi completa la historia con los paralelismos psicosociales del resto de personajes que se cruzan en el camino de George.

El guión, de Oren Moverman y Jeffrey Caine, nos mantiene expectantes por conocer un poco más los motivos que llevan al protagonista a realizar cada acción a querer indagar un poco en su personalidad para poder comprenderle mejor, ya que el silencio es la gran arma de transmisión de los guionistas. Las expresiones corporales, la tensión y la trama comunican por sí solas.

Cabe decir que igual, o más si cabe, de relevante es el trabajo de fotografía de Bobby Bukowski presentando un enfoque diferente, desde fuera; profundizando en la posición del espectador, como si éste fuera un ciudadano a pie de calle observando la escena, casi, en directo. Son llamativos los recursos empleados de iluminación y de filtros naturales como pueden ser las vallas, los cristales de establecimientos comerciales o cafeterías, y la intensidad de los primeros planos.

Una película que nos hace reflexionar acerca de los valores actuales de la sociedad con respecto a los sin techo o vagabundos como son: el abandono, el sentimiento de fracaso y de culpa, la soledad, la empatía, el compañerismo, el rechazo, la amabilidad… Sin duda, esta obra y todo el equipo tiene más que merecidos los siguientes galardones: Premio FIPRESCI Crítica Internacional del Festival de Toronto (2014), Premio sección oficial de San Francisco Film Festival y New York Film Festival (ambos en 2014).

Una reflexión, que todo espectador, por poco grado de humanidad que tenga, que se irá con ella  y,  quizás con suerte, le haga cambiar su punto de vista y no rehuya a la mirada de una persona que se encuentre por la calle. Tal vez, después de ver la película, pueden  surgir algunas cuestiones auto reflexivas: ¿cómo puede suceder, en unos países tan avanzados, que la gente que no está identificada no recibe ayuda o una cama y techo donde dormir?; ¿Acaso no son personas?, ¿estamos haciendo lo correcto en cuestión de asuntos sociales?…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s