Un viaje que nunca acabe

2017 te estás marchando y, sinceramente, has regalado múltiples sorpresas, cada cual más fascinante que la anterior. Todos, o al menos algunos, solemos hacer un remember de tus acontecimientos más importantes de las risas, llantos y momentos que nos han podido sobrecoger, pero, sin duda, elijo quedarme con lo bueno.

Me quedo con muchos instantes, son tantos que no sabría bien como empezar. Bélgica risueña, navideña repleta de vaivenes, grupos, familias… El aroma al pasar por las brasseries y cafés, la educada amabilidad de su gente, su brisa y su chocolate me fascinan, sin duda, debido a los contrastes del clima de donde provengo, totalmente opuesto, por este motivo entiendo que calidez belga es mucho más interior. También me ha permitido descubrir otras cosas como la permisividad, otras costumbres, la tolerancia y el respeto. Durante los pocos días que pude caminar por las calles de Bruselas, Brujas y Gante observé la gentileza y delicadeza de todas aquellas personas que atendieron a mis dudas, que me dieron indicaciones y recomendaciones para encontrar lugares en los que nunca había estado, que me recomendaron lo mejor para degustar y ver.

El verano mallorquín, sus noches y sus playas, la posibilidad de encontrar la calma absoluta en la naturaleza y música más variada. El centro de Palma, sus terrazas, las charlas nocturnas, los bailes y los intentos fallidos de comunicación, las tumbonas a la sombra.

Ambos sitios que he visitado tienen en común la gran variedad de idiomas, no importa a quién te dirijas, ya que siempre existe alguien dispuesto a ayudar, amablemente, en la traducción. Conocer a personas de diferentes procedencias enriquece al alma del que lo sabe apreciar, es algo que conmueve y estimula.

Estas pocas experiencias, y mis compañeros y compañeras de viaje, me han enseñado mucho más de lo que probablemente puedan imaginar. Los momentos que hemos vivido son nuestros, las risas, los retrasos, las prisas, los nervios, abrir la maleta el primer día con ganas de descubrir y volver a cerrarla repleta de vivencias. Quiero seguir viviendo un viaje que nunca se acabe en 2018, que la vida sea un viaje que nunca se acabe a vuestro lado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s